Autora: Maria Ribas.
Consultora de Marketing Digital en Interprofit.

En un mundo digital donde la información se ofrece a raudales, casi incluso llegando al exceso, la tendencia de los internautas de consumir material visual no para de crecer año a año y supone el 84% de todo el contenido que circula por la red.

La incorporación del vídeo marketing en las estrategias de Branded Content ya es una realidad que las empresas que aún se resisten en implementarlas, no pueden obviar. De hecho, según estudios recientes, más del 60% de las marcas ya están usando este tipo de canal directo y emocional, especialmente para impactar sobre el target entre los 15 a los 53 años. Las corrientes y costumbres de nuestro público objetivo están cambiando, y por ello, nuestras estrategias de marketing deben evolucionar.

Si ponemos los números sobre la mesa, observamos cómo el uso del vídeo marketing de las marcas responde a una tendencia creciente de los usuarios a consumir este tipo de medio,  que se traduce, con una buena gestión, en un aumento del ROI.

Repasemos lo que indican las estadísticas:

  • 9 de cada 10 usuarios ven los vídeos de las marcas que siguen.
  • Si observamos el tráfico de los móviles, el 50% son vídeos.
  • El 90% de los consumidores que compran online afirman que el vídeo representa un punto de referencia para extraer información y ayudar en la decisión de compra.
  • Una landing page con vídeo representa un 80% de conversión, y una newsletter, un 5,6% de aperturas.
  • En Twitter, los twits con vídeo obtienen 3 veces más de engagement.
  • El usuario medio consume 66 minutos de vídeos al día.

Analizando el comportamiento del usuario en el mundo digital, las empresas deben aprovechar este medio, dado que sus contenidos de marca son más susceptibles de ser compartidos, especialmente aquellos con un punto de creatividad que generen una respuesta emocional al receptor y un mayor nivel de engagement.

Viralidad

Un vídeo transmite muchas más sensaciones a través de los recursos que dispone, como las imágenes, sonidos, animaciones, música o voz en off. Además, fomenta que más de un 80% de la audiencia recuerde de manera duradera una marca, servicio o producto.

El vídeo marketing es muy flexible ya que se puede aplicar en múltiples canales (redes sociales, newsletter, web, etc.) así como en múltiples formatos: vídeos de producto, vídeos corporativos, vídeos de publicidad, vídeos tutoriales o vídeo blogs, entre otros. De este modo, se adapta fácilmente a las necesidades de la marca y de su audiencia.

Youtube

Tampoco hay que olvidar las ventajas SEO que ofrece. Los vídeos publicados en perfiles de Youtube se posicionan de forma más sencilla en las primeras páginas de buscadores como Google. También aumenta el tiempo de permanencia de un usuario en la página, ya que no solo navega sino también consume toda la duración del vídeo.

Próximamente os contaremos que tipos de estrategias concretas de vídeo marketing podemos aplicar en el branded content de una empresa.