Autora: Marta Agulló.
Directora de Marketing Digital en Interprofit
Artículo publicado en Especial Directivos de Wolters Kluwer

El marketing de contenidos es la gran tendencia de la estrategia de comunicación de las marcas, que se lanzan a crear contenidos, conscientes de que los usuarios de Internet acuden a la red básicamente en busca de información y entretenimiento. En definitiva, en busca de unos contenidos no comerciales.

La premonitoria frase que Bill Gates pronunció hace dos décadas, “el contenido es el rey”, se ha convertido en el ABC de la comunicación. Crear y distribuir contenidos valiosos para sus públicos, permite a las marcas fidelizar a sus seguidores y acercarse a sus potenciales clientes tal como he tenido la ocasión de destacar en este artículo publicado en Especial Directivos de Wolters Kluwer, junto a una de las autoras de obras de referencia en España de marketing de contenidos, Eva Sanagustín:

El marketing de contenidos ayuda a atraer personas interesadas en la empresa sin necesidad de venderles nada, al contrario: crea unos contenidos de valor sin apenas mencionar la marca. A la hora de seleccionar temáticas y escribir –destaca Sanagustín– no perderemos nunca de vista qué quieren de nosotros, qué tenemos que podamos ofrecerles, dejando en segundo lugar el discurso comercial habitual que engrandece grandilocuentemente los productos o servicios hasta el punto que pueden ser inverosímiles para el usuario. Constantemente tendremos que preguntarnos si lo que hacemos es de interés para nuestro público”.

El marketing de contenidos es, por tanto, una pieza crucial de la estrategia de marketing digital. Podemos llegar al consumidor y que este decida comprar nuestro producto sin que perciba que le estamos vendiendo algo, como ocurre en la publicidad tradicional. Para algunos, el marketing de contenidos significa solo crear contenidos para su estrategia de posicionamiento de marca (SEO).

Desde Interprofit consideramos que este término significa mucho más, que es necesario crear contenidos de valor sin que nuestro público aprecie que queremos venderle nuestro producto o marca. El primer paso es siempre fijar los objetivos, después conocer bien a tu target: dónde se encuentra tu público, qué edad tiene y qué le interesa, qué contenidos tienes y cuáles necesitas. Cuáles serán las herramientas que utilizarás para llegar a tu audiencia y cómo lo harás… Se trata siempre de innovar y sorprender al usuario y finalmente medir los resultados para saber si realmente nuestro mensaje está llegando y funciona“.

Así pues, el objetivo del marketing de contenidos trata de crear contenido relevante y valioso para atraer a un público objetivo bien definido, con el objetivo de convertirlos en unos clientes fidelizados a largo plazo, ya que no están captados por el producto sino por los valores transmitidos por la marca en estos contenidos.