Autora: Maria Ribas
Consultora de Marketing Digital en Interprofit 
 

En un mundo cada vez más digital, el hábito de compra online gana adeptos. Por ello, el posicionamiento en buscadores es un asunto de vital importancia para las empresas. La competencia online es tan grande que muchas optan por llevar a cabo estrategias Black Hat SEO para poder colocar su  web e-commerce en las posiciones más altas. Estudios revelan que muchos usuarios no pasan de la primera página de Google y por ello, las probabilidades de conseguir ventas o reconocimiento de marca son menores si estás mal posicionado.

La naturaleza de las estrategias Black Hat SEO

El acrónimo SEO significa Seach Engine Optimization y se refiere a las búsquedas orgánicas, es decir, en buscar a partir de una palabra clave (keyword). Por ello, aspectos como el title, la meta description, los enlaces o las keywords usadas en una página web son tan importantes. El problema recae en que la competencia es feroz y por mucho que tengas una página bien estructurada con elementos SEO no implica que esté en las primeras posiciones del ranking de Google.

Aquí es cuando entran en escena las llamadas estrategias Black Hat SEO, ilegales para Google, que ayudan a posicionar más alto y rápido de modo que una página consigue más visitas. Pero estas estrategias resultan ser prácticas poco éticas, que en caso de ser detectadas por Google, provocan graves penalizaciones como el descenso de tu posicionamiento en el ranking de Google o incluso desaparecer de este buscador. A veces, el remedio es peor que la enfermedad.

En qué consisten las estrategias Black Hat SEO

Siempre es recomendable usar estrategias que respeten las normas impuestas por Google ya que los resultados inmediatos solo funcionan a corto plazo y exponen a graves consecuencias.

Estas son las más comunes:

Spinning: Esta práctica es una de las más comunes y de las más difíciles de detectar. Consiste en crear artículos nuevos o contenidos basándote en originales. Si se extrae un texto de una web y se copia en otra para crear contenido de forma inmediata, esto para Google se considera una mala práctica.

Cloaking: Mejora la posición del ranking de Google mostrando al usuario una posición que no se corresponde con la que muestra el buscador. Se consigue engañando a Google mostrando una web optimizada cuando realmente no lo está.

Keyword Stuffing: Consiste en el uso reiterado de una única palabra o keyword. Esta práctica es legal siempre que el contenido esté relacionado con esa palabra y le aporte valor. Por el contrario, está muy penalizado cuando usamos una keyword muy buscada en Google pero que no tiene nada que ver con el contenido de la web.

Uso de dominios similares: Consiste en comprar un dominio muy simular a uno muy popular que recibe muchas visitas. Así, si una persona se confunde al escribir la keyword en el buscador, le aparecerá tu página y accederá pensando que es otra.

Re direccionamiento: Cuando un usuario le interesa un tema y decide visitar una web, una estrategia engañosa es que el hacer clic, redirecciona a una página distinta con un contenido distinto con el mismo dominio.

Posicionament SEO

Estas son algunas de las estrategias de Black Hat SEO que en Interprofit no recomendamos su uso ya que las consecuencias pueden ser catastróficas para tu página. Por el contrario, con las White Hat SEO se puede conseguir los mismos resultados aunque con un largo periodo de tempo y sin exponer a que Google tome medidas drásticas contra tu web por infringir sus normas.

En próximos posts os desvelaremos las claves para desarrollar estrategias de posicionamiento orgánico que respetan las normas de los principales buscadores.