Autora: Lara Rodríguez
Directora de Marketing Digital en Interprofit Madrid
 

Durante los últimos meses, un término está presente en todos los eventos, blogs y publicaciones de Marketing Digital: el Inbound Marketing.

El Inbound Marketing es una metodología que sitúa en el centro de tu estrategia digital al usuario, es decir, a tu cliente ideal. Este enfoque aporta más valor al lector y, por lo tanto, potencia el posicionamiento de tu web en buscadores como Google.

A partir del momento de atracción que generas gracias a un contenido relevante, se pone en marcha una maquinaria digital cuyo objetivo es que los usuarios evolucionen de meros visitantes a clientes fidelizados.

No es tarea sencilla conseguir ese recorrido de tu cliente ideal. Existen 4 claves que deberás trabajar y optimizar para conseguir tus objetivos digitales.

Atraer

La primera clave del Inbound Marketing que ya adelantábamos es la atracción. Para generar tráfico a tu web necesitas un blog dinámico y actualizado. El objetivo del blog será doble:

  • Posicionar según los hábitos y términos de búsqueda de tus clientes potenciales.
  • Ofrecer un contenido de interés y llamativo.

Para reforzar la estrategia SEO de contenido, es recomendable utilizar estrategias SEM y de difusión en Redes Sociales.

Convertir

La conversión es el momento en el que un usuario te facilita sus datos a cambio de información de su interés. Si quieres que un lector deje de ser anónimo para tener nombre, apellidos y datos de contacto, será necesario que generes un contenido descargable de calidad, atractivo y cubra sus necesidades.

Nutrir

No todos los suscriptores a tu blog están preparados para comprar. Si quieres que esto suceda, los expertos recomiendan nutrir a tu base de datos de suscriptores con contenido exclusivo y envíos segmentados, donde se sientan reflejados.

Fidelizar

Una vez que el “nurturing” dé resultado, ¡enhorabuena! Ya contarás con nuevos clientes. Podrás fidelizarlos utilizando, nuevamente, estrategias de contenidos y envíos segmentados. De esta manera conseguirás aspectos muy positivos para tu marca, como generar compras recurrentes o la difusión de tus productos por parte de clientes satisfechos.