Autor: Benito Badrinas.
Director de cuentas en Interprofit.

No es este blog ni ahora el momento de nombrar o señalar, pero a lo largo de mi carrera como periodista recuerdo numerosos directivos de empresas que, en medio de su desconocimiento pero también escepticismo, me preguntaban: “Nosotros para qué queremos comunicar; si de hecho preferimos no hacerlo”.

Bien, el simple hecho de encontrarse delante de un periodista y lanzarle esa pregunta ya implica que esa compañía o institución despierta un cierto interés entre los medios de comunicación. En muchos casos comunicar de forma activa, siempre y cuando se haga correctamente, supone alcanzar una ventaja competitiva respecto a terceros o, simplemente, cubrir una demanda de información existente entre la opinión pública. Una demanda que debemos gestionar y canalizar de forma adecuada para no distorsionar nuestra misión.

Los servicios de un gabinete de prensa pueden ayudarnos en este cometido. El uso que daremos de él será el necesario, es decir, lo utilizaremos cuando tengamos algo realmente importante que comunicar (un punto este último que nos obliga a otro artículo para analizarlo bien). Un gabinete de prensa formado por periodistas procedentes de medios de comunicación es lo ideal, porque estos profesionales son los mejor capacitados para entender las demandas de sus colegas de periódicos, radios, televisiones o diarios digitales y, en consecuencia, atenderles bien. En definitiva, un gabinete de prensa que tienda lazos entre la empresa y la institución que lo ha contratado y los medios de comunicación para que, respetando y velando por los intereses de ambas partes, la comunicación llegue a buen puerto.

El gabinete de prensa ayudará a la empresa que lo ha puesto en marcha a detectar sus puntos fuertes de comunicación y también los que despiertan interés entre sus públicos. Trabajara conjuntamente con ejecutivos de la empresa para canalizar todos los flujos de información que se generen y, también, para la correcta gestión de informaciones más delicadas. En relación al servicio a los medios de comunicación, el gabinete contactará con el periodista adecuado y le hará llegar la información disponible. Igualmente, le facilitará el acceso a las fuentes para que el periodista pueda realizar bien su trabajo.

Con todo este proceso, al final, facilitamos la llegada de los mensajes adecuados a la opinión pública y, con ello, dotamos de autoridad sobre estos asuntos a esa empresa e institución ante una comunidad o grupo de ciudadanos. En definitiva, conseguimos que el gabinete de prensa se convierta en uno de nuestros grandes aliados.