Autora: Lara Rodríguez
Directora de Marketing Digital en Interprofit Madrid

Las marcas refuerzan sus estrategias de marketing y comunicación con personas que tienen capacidad de influir en la toma de decisiones de su público objetivo.

Tradicionalmente estas figuras eran personajes públicos como actores o modelos.  Con el auge de la comunicación digital, la capacidad de influir se ha democratizado y los perfiles influyentes se han atomizado.

Los “nuevos influencers” son digitales, tienen un público fidelizado y una imagen con mucha fuerza. Sus herramientas de trabajo son redes sociales como Instagram y Youtube.

 

La segmentación: pieza clave del éxito de los influencers

Uno de los motivos por los cuales estos nuevos influencers están en auge, es por la segmentación del público al que se dirigen.

En el caso de marcas de juguetes, existen perfiles de familias en Instagram con más de 300.000 seguidores y canales de Youtube que suman más de 2millones de visitas en algunos vídeos, donde los niños son los protagonistas.

Para productos de belleza, Instagram está repleto de instagramers dispuestos a promocionar productos con los que se sientan afines.

Cada nicho de mercado tiene un grupo instagramers, youtubers y blogueros adecuados para su marca.

 

¿Es rentable comunicar con influencers?

La pregunta que empresas y marcas se hacen de forma recurrente: ¿merece la pena invertir en acciones con personajes aparentemente influyentes en redes sociales?

La respuesta es afirmativa. Pero estudiando previamente cada uno de los perfiles y haciendo un seguimiento de la acción.

Algunos consejos en tu proceso de selección y trabajo con influencers:

  1. Haz una selección amplia de perfiles que concuerdan con el mensaje de tu marca.

  2. Para decidir cuáles son los más adecuados, estudia el número de seguidores y el engagement (tanto likes, como comentarios, porcentaje de visitas de vídeos, etc.).

  3. Propón un acuerdo económico acorde a la estimación de resultados.

  4. Monitoriza la acción, archiva el material generado y registra las métricas.

  5. Estudia los resultados y obtén conclusiones.

Además, si la estrategia de comunicación que estás trabajando tiene como objetivo el tráfico a la web o blog de tu marca, no debes olvidar medir las visitas a tu web que han tenido como fuente estas acciones en redes sociales.